27/3/13

JUGANDO A COCINITAS

No sé porqué hace unos días guardé una caja de cartón que me gustó por su forma, dentro de esa especie de Síndrome de Diógenes que a veces me invade...
El caso es que mientras Teo estaba jugando con los alimentos a hacer la comida, pensé que podría usar la caja para hacerle una cocina.


Pinté el fondo con pintura de pizarra y luego dibujé con tiza los fogones.



El frontal, con un poco de washi tape y los botones con los tapones de los bricks de leche...







Vale... no son las cocinas de Macarena Bilbao de las que os hablé aquí, pero hace su papel, no?





Así, parece que jugar a cocinar es más real, además se puede transportar a cualquier sitio y no pesa nada!!



¿Qué os apetece para comer?


No hay comentarios:

Publicar un comentario