5/11/13

UN DOMINGO DE TRADICIÓN


Hará un par de semanas, domingo, nos levantamos pronto...bueno... más bien cambiaron la hora y aprovechando que era temprano decidimos ir a Agost a desayunar.
Reconozco que me llevé la cámara para inmortalizar las Cocas a la pala del bar "Dori". Pero me la comí con tantas ganas que las fotos quedaron un poco olvidadas...(os las debo).

Hay un sitio allí en Agost, que nos encanta ir, por su aire bohemio, su misterio y su arte. Es la alfarería de Emili Boix.


Al entrar allí, aparte de quedar atrapada por todas las vasijas, botijos, platos, candiles... la mirada se centra al ver a Emili trabajando el barro. El torno, los pinceles, el barro seco...




Siempre con gran disposición para explicarlo todo y para enseñar a manejar el torno.



El que primero cogió asiento fue Teo, que esperó paciente su turno embobado con el delantal manchado de barro de Emili.



Emili, es Licenciado en Filosofía y Letras, y Antropólogo. Él es la 5ª generación de alfareros. Podéis imaginar que el tiempo no pasa escuchándole hablar... Mientras, sin distraer la faena es capaz de enseñar hasta un niño de tres años.























Tuvimos oportunidad de ver el horno que usaba su tatarabuelo para cocer el barro y que según Emili es de una perfección absoluta.




Mientras seguíamos charlando, Teo decoraba sus obras tranquilamente...




 Estos días Teo ha estado enfermo en casa y hemos tenido tiempo de pintar todo lo que hizo allí. Algunas cosas para su futuro hermano y otras para su queridísimo primo Eloy!






























Los platitos llegaron a casa un poco perjudicados, después de tanto toqueteo... pero bueno... así han quedado!!










Gracias Emili, por dejarnos disfrutar de ese arte y sobretodo por mantener una tradición así!!



4 comentarios:

  1. Toma qué chulo!!!! yo le quitaría el sitio a mi hijo y me pondría yo a tornear!! jajajajaja
    Buen descubrimiento! gracias :D

    ResponderEliminar